Madurez Escolar.... una propuesta de evaluación

Bienvenidos... compartimos una pasión, la educación infantil y su desarrollo



domingo, 7 de junio de 2015

Desarrollo del Lenguaje... contraste entre Piaget y Vygotski

El desarrollo del lenguaje, ha sido un tema que ha sido estudiado por diferentes autores. Hoy y como resumen de un reciente investigación realizada, les presento en contraste los aspectos en que coinciden y difieren cada una de las postura teóricas presentadas por Piaget y Vygotski respecto a la constitución del lenguaje en el niño:
  1. Vygotski difiere de Piaget respecto al carácter fundamental del lenguaje con respecto al desarrollo intelectual, pero coincide con él en considerar que el desarrollo del pensamiento y del lenguaje tienen distintas raíces genéticas y cursan en líneas separadas.
  2. Vygotski critica la atribución de intenciones a la actividad del niño durante el primer año y medio, puesto que para él la actividad dirigida a un fin, es propia de las etapas posteriores y el supuesto de que toda acción humana es intencional, impide o priva de la posibilidad de determinar cuando se dan por primera vez acciones dirigidas a un fin con un niño pequeño. Piaget por su lado argumenta que desde la etapa prelingüística hay actividad intencionada.
  3. A diferencia de Piaget, Vygotski descarta la intencionalidad en la actividad del niño pequeño y de las perspectivas lingüísticas, a la vez que postula un sentido del lenguaje con origen en el desarrollo de la intencionalidad.
  4. Para Vygotski, el desarrollo no se orienta a la socialización, sino a convertir las relaciones sociales en funciones psíquicas, a diferencia de Piaget.

A manera de conclusión se sostiene que las teorías de Piaget y Vygotski sobre el lenguaje  infantil, refieren un desarrollo independiente y separado en sus inicios del pensamiento, mientras que el lenguaje es concebido como un instrumento del pensamiento que permite la comunicación. Para Piaget, el lenguaje es un proceso progresivo que parte de la inteligencia individual como toda adquisición cognitiva y su consolidación permite el intercambio interindividual y la vida social del niño. Vygotski en cambio plantea que el lenguaje nace en la vida social, y hace posible la reorganización del desarrollo intelectual del niño.

Si bien ambos argumentos son bien específicos y detallan sus explicaciones sobre la constitución del lenguaje en el niño tienen diferencias importantes, ambas enfatizan que el lenguaje es un instrumento del pensamiento cuya principal función es comunicarse con otros sobre lo que está en el mundo y las emisiones verbales del niño son entendidas como la simbolización de algo que existe con independencia de sus participantes.

En palabras de Piaget, la intencionalidad del niño para sus actos es un elemento clave en la imitación que prepara el lenguaje articulado, transmitido por la educación sin considerar la importancia del contexto situacional y de la relación afectiva puesto que para Piaget lo social sólo ocurre a partir de la adquisición del lenguaje. Tampoco explica Piaget el surgimiento del lenguaje porque no lo considera un mecanismo generativo sino que se engloba en las adquisiciones cognitivas posibles gracias a la inteligencia, como elemento previo.

Vygotski por su parte, comprueba la independencia de las líneas de desarrollo filogenético y ontogenético del lenguaje y del pensamiento, descartando el elemento intencional del niño pequeño. Si reconoce que las primeras verbalizaciones inteligibles del niño, hacen referencia a toda una situación incluída la propia actividad y sugiere la utilización de signos como algo que ocurre en las interacciones recurrentes del niño y del adulto que no es operación con signos, pero al sostener que el análisis del lenguaje debe explicar la transición desde la función indicativa hasta que aparece la función simbólica, su análisis se centra principalmente en el lenguaje ya consolidado y no en sus condiciones de generación.

Como argumento personal al documento analizado, agrego que en nuestra cultura observable y tangible, el interés de los padres y maestros con respecto al aprendizaje del lenguaje de los niños se centra en que aprendan las palabras para designar objetos, emociones y sentimientos así como sus características o propiedades, sin mayor preocupación por el modo en que llega a consolidarse porque se parte del supuesto que el lenguaje es inherente al desarrollo. Mi enfoque se traslada a las coordinaciones recurrentes que dan lugar a la construcción del lenguaje, porque sabemos que de algún modo las interacciones del niño con los otros le da configuración al mundo en el que vive, no obstante necesitamos hacernos cargo de que la generación de ese mundo depende del actuar, del flujo de las interrelaciones en las que operan nuestros niños y que un cambio siempre posibilita las distinciones de lo que podemos hacer en pro de su desarrollo integral.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario